Alineadores o brackets: ¿qué opción es la mejor? - sMySecret

sMySecret

Alineadores o brackets: ¿qué opción es la mejor?

La ortodoncia es una rama de la odontología que estudia, previene y corrige las malformaciones y defectos de la dentadura, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial y su tratamiento.

Hoy en día, la ortodoncia es uno de los tratamientos más utilizados y cada vez son más los adultos que optan por ponerse en manos de profesionales para mejorar su boca y alinear sus dientes mediante un aparato dental. Con los avances en las técnicas de ortodoncia estética se incrementan las opciones de tratamientos para alcanzar la sonrisa perfecta que siempre hemos deseado. Todos ellos aplican fuerza de manera controlada sobre los dientes, que se van moviendo y colocando en la posición deseada.

Pero llegados a este punto, aparece nuestro primer dilema: ¿cuál es la mejor opción, los brackets o los alineadores? Ambas técnicas son óptimas y es el dentista el que debe tomar la decisión evaluando las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas, las características y detalles de cada caso, la sensibilidad bucal, la duración del tratamiento, la relevancia del aspecto estético, el presupuesto, etc.

“Los brackets están indicados para cualquier tipo de alineación incorrecta de los dientes (maloclusión), aunque si se presentan con discrepancias esqueléticas importantes pueden tener que ser combinados con cirugía maxilofacial (ortognática) para lograr la completa corrección oclusal. Por su parte, los alineadores son un tratamiento ortodóntico más enfocado a pacientes con expectativas estéticas y con maloclusiones no muy severas. Aunque también es cierto que gracias al avance de la informática y la investigación de nuevos materiales, el tratamiento con alineadores puede abordar un mayor número de maloclusiones”, explica la doctora Magallón, directora médica de SMYLIFE. “En cualquier caso, cada situación puede ser completamente diferente y siempre se debe realizar un estudio personalizado de cada paciente”, recuerda esta experta.

En líneas generales “recomendamos los alineadores transparentes sMySecret en pacientes con apiñamientos leves o moderados, cuyos problemas oclusales no sean de causa esquelética (es decir por discrepancias entre los tamaños de los huesos del maxilar superior y mandíbula). El tratamiento mediante alineadores transparentes también será muy útil cuando se requiere hacer movimientos específicos de determinados dientes sin mover otros, ya que al ser un tratamiento diseñado por ordenador permite individualizar el diente a corregir sin interferir sobre el resto haciendo el tratamiento rápido y efectivo”, matiza.

Es evidente que un gran aliciente para optar por los alineadores es puramente estético: las férulas transparentes son prácticamente invisibles una vez puestas y, al tener la forma exacta de los dientes, resultan más cómodos y discretos. Además, al ser removibles tienen la ventaja de que nos los podemos quitar para comer y volvérnoslos a colocar cuando terminemos. Con los brackets, esta operación resulta imposible y es, por tanto, más incómodo. No suelen producir llagas ni heridas, y puedes lavarte bien los dientes.

Sea cual sea el tipo elegido, ambos sistemas están enfocados a lograr un objetivo común, que es la correcta alineación dentaria y función oclusal. Con un diagnóstico adecuado, los brackets y los alineadores permitirán alcanzar fantásticos resultados.

Déjanos tu opinión

LLAMAR