llagas en el labio

Actualizado: 15 julio, 2021

Una de las problemáticas bucales más extendidas son las molestas llagas que pueden aparecer en la boca, en la lengua, en el paladar o en la garganta. Estas llagas, conocidas también como aftas o úlceras aftosas, no son más que pequeñas lesiones superficiales que pueden llegar a ser muy incómodas y generar dolor, especialmente cuando ingerimos alimentos llegando a dificultar incluso el habla. 

A diferencia de los herpes labiales, las llagas bucales se desarrollan normalmente en los tejidos blandos de la boca y en la base de las encías, y no en la superficie de los labios. Tampoco son contagiosas y suelen desaparecer solas en una o dos semanas. No obstante, es muy recomendable que visites a un médico o a un dentista si tus llagas bucales son especialmente grandes, te provocan mucho dolor o no sanan en el plazo de dos semanas. 

Es importante tener en cuenta que cualquier persona puede desarrollar llagas en la boca, llagas en la lengua, en el paladar o en la garganta puesto que suele ocurrir con frecuencia, más aún en adolescentes y adultos jóvenes, siendo más común su aparición en mujeres. 

Además, es frecuente que las personas propensas a tener llagas o aftas tengan antecedentes familiares de esta afección. La herencia, en este caso, parece ser un factor importante, así como el medio en el que nos desenvolvemos, la alimentación o los alérgenos a los que estemos expuestos. 

Es habitual que 2 de cada 20 personas tenga una pequeña llaga localizada en alguna parte de la boca. La boca es una parte del cuerpo muy susceptible, es por ello que requiere de cuidados, higiene y de constantes visitas al odontólogo, con la finalidad de mantener la salud bucal. 

Llagas en la boca: ¿por qué aparecen?

Es curioso, pero la causa exacta de por qué aparecen las molestas llagas o aftas bucales es aún incierta aunque los expertos sospechan que podría tratarse de una combinación de factores que podría contribuir a los brotes de estas llagas en determinadas personas. Coinciden en que estos factores podrían ser: 

  • Lesiones menores en la boca debido a algún tratamiento dental como la ortodoncia, a un cepillado excesivo, percances deportivos o una mordedura accidental en la mejilla o en la lengua al momento de comer o realizar alguna actividad. 
  • Ser sensible a ciertos alimentos, como por ejemplo al café, al chocolate, queso, alimentos picantes o ácidos, fresas, nueces o huevos. 
  • Utilizar pastas dentales y enjuagues bucales con lauril sulfato de sodio entre sus ingredientes. 
  • Seguir una dieta carente de vitamina B-12, zinc, hierro o ácido fólico. 
  • La aparición de llagas bucales también puede tratarse de una respuesta alérgica a bacterias en la boca. 
  • Cambios hormonales durante la menstruación o estrés emocional. 
  • Presencia de la bacteria helicobacter pylori, la misma que causa úlceras pépticas. 
  • Estomatitis: es una enfermedad que suele afectar al 30% de los adultos y hasta un 50% de los niños, esta enfermedad o trastorno es una inflamación de la cavidad oral. 
  • Traumatismos o lesiones: los golpes en la boca, así como morder la parte interior de los labios, pueden ocasionar un daño en la membrana que se encarga de cubrir el interior de la boca, desatando así el desarrollo de una o varias llagas alrededor, llagas en la encía o en otras partes de la boca. 

Si bien las anteriores son las causas más comunes, las llagas en la lengua, en el paladar, en la garganta y en la boca en general también pueden ser resultado de ciertas enfermedades y afecciones como: 

  • Celiaquía: Este trastorno intestinal causado por una alta sensibilidad al gluten podría provocar llagas bucales. 
  • Enfermedad de Behcet, un trastorno muy infrecuente, pero que puede causar inflamación en todo el cuerpo, incluida la boca. 
  • Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, así como otras enfermedades inflamatorias del intestino. 
  • Otra patología puede ser tener un sistema inmunológico que no funcione correctamente y ataque las células sanas de la boca en vez de a los agentes patógenos como las bacterias y los virus. 

Llagas en el paladar

Las llagas en el paladar aparecen por los mismos factores arriba mencionados y suelen ser más frecuentes en niños y niñas. Este tipo de llagas suelen aparecer tanto en el paladar blando como en el paladar duro. 

Las llagas que aparecen en el paladar blando suelen ser más prevalentes y bastante comunes, como las que se producen al interior del labio o las mejillas. En tanto, las llagas que se producen en el paladar duro son menos frecuentes y pueden estar ocasionadas por problemas con un aparato de ortodoncia o bien por infecciones en la boca, que pueden ser prevenidas con una correcta higiene bucodental. 

Las llagas en el paladar suelen curarse en un plazo breve de tiempo y sin necesidad de intervención medicinal. No obstante, se pueden adquirir en la farmacia productos que recubren la llaga completamente y ayudan a su curación. Si notas que la llaga persiste, no dudes en consultar con tu médico o dentista para que pueda descartar otras afecciones y recetar un tratamiento adecuado. 

Llagas en la lengua

Las llagas en la lengua suelen tener el mismo origen que las llagas originadas en otros sectores de la boca, aunque también pueden ser causadas por una mordida accidental, alergia a alimentos, una alteración en el pH de la boca, etc. 

Al igual que las llagas en el paladar, las llagas en la lengua pueden tardar en desaparecer entre dos y tres semanas y puedes ayudarte de medicamentos de venta libre en la farmacia para calmar el dolor y acelerar la cicatrización. 

No obstante, si notas que la llaga no remite, siempre es recomendable consultar con tu dentista o médico para que puedan ayudarte con esta afección. 

Llagas en la garganta

La aparición de llagas en la garganta suele tener los mismos motivos que el resto de llagas bucales aunque enfermedades como la amigdalitis, la estomatitis o cáseum también pueden ocasionar el surgimiento de este tipo de llagas. 

Si notas que la aparición de llagas en la garganta es frecuente, es decir, su aparición ocurre una vez al mes o en el espacio de tiempo de una semana, es importante que acudas al médico para que pueda realizarte las pruebas pertinentes, identificar el problema y puedas recibir el tratamiento adecuado. 

¿Qué puedo hacer para prevenir las llagas en la boca?

Aunque es muy frecuente que las llagas reaparezcan, se puede prevenir su presencia siguiendo estos sencillos consejos: 

  • Cuida tu alimentación: Evita los alimentos que puedan resultar irritantes para tu boca, como podrían ser las nueces, los pretzels, las patatas fritas, algunos tipos de especias, alimentos salados y algunos tipos de frutas ácidos como pomelos, piñas y naranjas. Si eres sensible a algún alimento en especial o tienes alergia, evita este tipo de comida.  

Además, es recomendable que comas muchas frutas, verduras y cereales integrales para prevenir deficiencias nutricionales que pudiesen propiciar la aparición de llagas en la boca. 

  • Cuida tus hábitos de higiene bucal: cepilla tus dientes de forma regular después de cada comida y utiliza hilo dental para mantener tu boca limpia de elementos que pueda ocasionar una llaga. Procura utilizar un cepillo suave para prevenir la irritación de los tejidos de tu boca y, tal como decíamos más arriba, evita pastas y enjuagues bucales que contienen lauril sulfato de sodio. 
  • Por otro lado, también es importante que protejas tu boca en el caso que lleves aparato dental. Consulta con tu ortodoncista sobre ceras especiales para cubrir los bordes afilados que pueda tener tu aparato.
  • Por último, pero no menos importante, reduce el estrés. Sufrir estrés parece estar estrechamente relacionado con la aparición de llagas bucales.

¿Eres candidato para ortodoncia invisible, implantes o carillas?

Test de Candidato Ortodoncia

Test de Candidato Carillas

Test Candidato Implantes

1ª Visita gratuita y presupuesto sin compromiso