periocoranitis

Actualizado: 15 julio, 2021

Si te está saliendo la muela del juicio y te duele, puede ser posible que estés atravesando por una pericoronaritis, que no es más que la inflamación de una encía infectada producto de la erupción de un molar. 

A continuación indagaremos en qué consiste esta enfermedad, sus síntomas, las causas más comunes, casos graves (pericoronaritis crónica), su tratamiento y la forma de prevenirla. 

¿Qué es la pericoronaritis?

La pericoronaritis se manifiesta mediante una infección en la encía (o tejidos blandos bucales) que cumplen la función de cubrir al diente, y al momento de su nacimiento queda cubierto por dichos tejidos. 

En términos generales, la pericoronaritis que también es conocida como pericoronitis; se presenta durante el nacimiento de las cordales o muelas del juicio, aunque en algunos casos puede afectar a niños cuando tienen su primer molar de leche, pero con menor frecuencia. 

No obstante, y en base a las estadísticas mostradas por diversidad de estudios científicos, la pericoronaritis se presenta en pacientes que tienen edades comprendidas entre los 18 y 28 años. 

De acuerdo a tales estadísticas, existe una distribución de la siguiente manera: con un 53% (pacientes de 21 a 25 años), un 17,2% (pacientes de 15 a 20 años), un 16% (pacientes de 26 a 30 años) y el resto del porcentajes distribuidos en otros rangos de edades con menor frecuencia de aparición. 

En cuanto a la distribución de casos, en base al sexo entre mujeres y hombres, se aprecia un porcentaje equitativo entre ambos. 

Por otra parte, al momento de presentarse la pericoronaritis, suele manifestarse mediante los siguientes síntomas: 

  • Aparición de fiebre: es posible que la infección produzca cierto malestar general incluyendo fiebre.
  • Inflamación de los ganglios: en algunos casos, esta infección trae como consecuencia que los ganglios ubicados en la parte inferior de la mandíbula se inflamen, haciendo que al momento de tocarlos estén duros y dolorosos.
  • Inflamación: se aprecia que la encía que cubre a la muela naciente, se muestre de color roja y con cierto grado de inflamación.
  • Infección: debido a que la muela está naciendo y llega a romper el tejido periodontal, hace que las bacterias presentes en la boca puedan tener acceso a la encía.

En base a lo anterior, se inicia un proceso de multiplicación de las bacterias, ya que tienen las condiciones ideales, tanto de humedad como de calor. 

  • Dolor: en esta fase, el dolor comienza en la zona final del arco dental, al lado de la articulación temporomandibular. En primera instancia, el dolor tiene poca intensidad, aunque causa cierta incomodidad.   

De forma progresiva aumenta cuando el paciente mastica sus alimentos, llega afectar incluso el oído y se tienen cierta dificultad para abrir la boca. Todo esto se presenta cuando se registra el nacimiento de una muela del juicio. 

Por otra parte, el paciente puede presentar incremento del dolor y molestias considerables, debido al impacto constante sobre la encía, que ejercen los molares contrarios. 

  • Halitosis: por lo general, es uno de los síntomas de mayor frecuencia cuando se presenta la infección.
  • Absceso: esta manifestación se presenta cuando la infección se encuentra en estado avanzado, y su alcance puede llegar hasta la faringe y las zonas adyacentes a la mucosa oral.

 Lo anterior, puede causar cierta sintomatología muy parecida a una amigdalitis (disfagia y faringitis). 

Causas de la pericoronaritis

Como ya hemos mencionado, la aparición de la pericoronaritis, se presenta en mayor frecuencia cuando nacen las muelas del juicio, y muy especialmente en los molares inferiores. 

 Y su aparición, que si se complica puede convertir en una pericoronaritis crónica, se presenta si se cumplen ciertas condiciones de manera simultánea, las cuales señalamos a continuación: 

  • Si existe un ambiente ideal, en cuanto la humedad y el calor, las bacterias tienden a multiplicarse.
  • Cuando las bacterias logran ingresar, entre la encía y la corona del molar. 
  • Cuando el nacimiento del molar, no se da en condiciones normales, el mismo puede quedar impactado o con cierta retención.
  • Cuando el nacimiento del diente, se ve afectado debido a espacio insuficiente en las arcadas dentales; el mismo se muestra cubierto por el tejido periodontal.

Casos graves: pericoronaritis crónica

 Ya hemos constatado ciertos síntomas de esta enfermedad, no obstante puede llegar a convertirse en una pericoronaritis crónica, cuando el paciente presenta las siguientes manifestaciones: 

  • Cuando la inflamación alcanza los ganglios ubicados en la parte inferior de la mandíbula.
  • Es posible que posea un flemón o absceso, bien sea en el área adyacente al diente naciente como en la zona de la faringe (parte superior de la garganta).
  • Con el tiempo, la pericoronaritis crónica, puede resultar en otras enfermedades del tipo de problemas digestivos, problemas de garganta (amigdalitis y faringitis) y enfermedades periodontales (periodontitis y gingivitis).

Tratamiento 

En primera instancia, si el paciente tiene algún factor que le indique que posee la pericoronaritis, debe acudir al médico especialista, quien hará la evaluación respectiva y en base a dicha evaluación, aplicará el tratamiento óptimo. 

En la mayoría de los casos, las acciones a considerar para tratar tal enfermedad; podemos mencionarlas a continuación: 

  • Limpieza profunda y hasta un drenaje del tipo quirúrgico de toda el área afectada; con el fin de que la zona quede libre de cualquier tipo de restos de comidas. 
  • Luego de tal limpieza, el paciente deberá aplicarse un cepillado de manera constante y profunda, posterior a cada comida.
  • Aplicación de un tratamiento con antibióticos y antiinflamatorios, con el fin de lograr la reducción, el dolor y la inflamación. 
  • Es recomendable aplicar la limpieza diaria, con enjuagues que posean clorhexidina.

¿Cómo prevenir la pericoronaritis? 

Sin importar la enfermedad, siempre es recomendable tomar las previsiones para evitar el padecerlas, es por ello que en el caso de la pericoronaritis la mejor medida es aplicar una rutina permanente y de mayor profundidad a la hora de hacer nuestra higiene oral. 

Es por ello que, cada persona debe aplicar una rutina de cepillado posterior a cada comida, para evitar la acumulación de restos entre los dientes. 

Adicionalmente, al tener el primer síntoma, se debe acudir al médico especialista para tomar medidas adicionales y que la infección se convierta en una pericoronaritis crónica. 

¿Eres candidato para ortodoncia invisible, implantes o carillas?

Test de Candidato Ortodoncia

Test de Candidato Carillas

Test Candidato Implantes

1ª Visita gratuita y presupuesto sin compromiso